Los datos inconfesables sobre la energía nuclear

SINGAPUR – La crisis nuclear del Japón es una pesadilla, pero no una anomalía. De hecho, sólo es la última en una larga serie de accidentes nucleares con fusiones de reactores, explosiones, incendios y pérdida de refrigerante: accidentes que han ocurrido tanto con funcionamiento normal como en situaciones de emergencia, como, por ejemplo, sequías y terremotos.

La seguridad nuclear requiere claridad sobre los términos. La Comisión Reguladora Nuclear de los Estados Unidos divide en general los “sucesos” nucleares no planificados en dos clases: “incidentes” y “accidentes”. Los incidentes son sucesos imprevistos y fallos técnicos que se producen durante el funcionamiento normal de una central y no tienen como consecuencia fugas de radiación fuera de su emplazamiento o daños graves a su equipo. Los accidentes se refieren a fugas de radiación fuera de su emplazamiento o a daños graves en el equipo de la central.

La Escala Internacional de Sucesos Nucleares y Radiológicos utiliza un método de clasificación de siete niveles para calibrar la importancia de los sucesos nucleares y radiológicos: los niveles 1-3 son “incidentes” y los 4-7 son “accidentes”, y el “accidente muy grave de nivel 7” consiste en “una fuga en gran escala de material radioactivo con efectos generalizados en la salud y el medio ambiente que requieren la aplicación de amplias medidas planificadas para contrarrestarlos”.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/4OeFFaA/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.