Pope Francis Evandro Inetti/ZumaPress

Reconsideración del dominio del hombre

PRINCETON – El mes pasado, el Papa Francisco hizo pública su histórica encíclica, Laudatio Si, es decir, “Loado sea”. Según explica en el texto, eligió ese nombre papal porque considera a San Francisco de Asís “el ejemplo por excelencia de preocupación por los seres vulnerables y de una ecología integral vivida con alegría  y autenticidad”. Su tocayo ha mostrado que su preocupación por la naturaleza es inseparable de la justicia para los pobres, el compromiso social y la paz interior.

El título de la encíclica se refiere al Cántico al Sol, en el que San Francisco alaba a Dios por toda la creación, la expresión principal de holismo medioambiental dentro de la tradición católica romana. Sin embargo, la alabanza del Cántico  al “Hermano Sol” y a la “Hermana Luna” ha parecido tan próximo al culto a la naturaleza, que algunos han dudado que se pueda incluir en la corriente principal del pensamiento católico.

Ahora esas dudas han quedado disipadas. El predecesor de Francisco, el Papa Benedicto XVI, comenzó a dirigir la atención de la Iglesia hacia la necesidad de sostenibilidad medioambiental. Francisco ha llevado ese proceso mucho más adelante.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/USeQsbY/es;