Kryssia Campos/Contributor

La ciudad basada en los datos

SAN JOSÉ – Cuando mira su teléfono o tableta, ¿qué ve? ¿Píxeles? ¿Imágenes? ¿Distracción digital? Yo veo datos. 

Cada día generamos inmensas cantidades de información, un rastro binario de migajas que forman un mapa de nuestros intereses, hábitos e interacciones. Para quienes trabajamos en planificación urbana, estos muy diversos grupos de datos son una mina dorada de oportunidades. Si se aprovechan adecuadamente, los datos generados por los usuarios pueden ayudarnos a planificar ciudades que estén en sintonía con las necesidades reales de la personas. 

Solo hay un pequeño problema: literalmente, el mundo se está ahogando en datos. Para aprovechar toda la información que producimos involuntariamente, los planificadores deben mejorar los modos en que esta se capta, analiza y comparte entre el público y las diferentes esferas privadas. Si lo logramos, algunos de los mayores obstáculos a los que el mundo se enfrenta (desde la pobreza al cambio climático), podrían volverse un poco más manejables. 

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/WK9eE2z/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.