Amanda Edwards/Getty Images

Nacionalismo, inmigración y éxito económico

CAMBRIDGE – Uno de los desafíos centrales que enfrentan las economías avanzadas del mundo es la desaceleración del crecimiento. Durante la última década, las tasas de crecimiento en las economías avanzadas promediaron 1,2%: cifra que se sitúa por debajo del promedio del 3,1% alcanzado durante los últimos 25 años.

La historia muestra que un crecimiento económico más lento puede hacer que las sociedades sean menos generosas, menos tolerantes y menos inclusivas. Por lo tanto, es lógico pensar que la pasada década con su crecimiento lento contribuyó al surgimiento de una forma perjudicial de nacionalismo populista, la que se está afianzando en un número cada vez mayor de países.

Al igual que durante las décadas más oscuras del siglo XX, el nacionalismo de hoy toma la forma de una elevada oposición a la inmigración y – en menor grado – al libre comercio. Para empeorar las cosas, el nacionalismo tóxico de la actualidad exacerbará la desaceleración económica que sustentó su surgimiento.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/q016ktZ/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.