macron victory Patrick Aventurier/Getty Images

Un populista antipopulista en Francia

VARSOVIA – Demócratas de todo tipo han celebrado el hecho de que el próximo presidente de Francia será el centrista proeuropeo Emmanuel Macron, y no la ultraderechista del Frente Nacional Marine Le Pen. Pero aunque la victoria de Macron es buena noticia, no augura la derrota del populismo en Europa. Por el contrario, Macron representa una especie de “populismo esclarecido”, que conlleva sus propios problemas.

La candidatura de Macron, como la de Le Pen, fue un rechazo a los partidos políticos tradicionales de Francia. Macron convenció a los votantes con su promesa de combinación a la escandinava de liberalismo económico y estado de bienestar flexible. Pero quizá sea hora de admitir que Escandinavia es Escandinavia, y que los esquemas que funcionan allí tal vez no se puedan replicar en otras partes.

Como sea, puede que el populismo de Macron no sea del todo malo en lo inmediato. Es posible que hoy (en Francia y en otros países) sólo un populista pueda derrotar a un populista. Si es así, el populismo esclarecido de Macron es sin duda preferible al populismo nacionalista que propone Le Pen. La cuestión es si la versión esclarecida puede ayudar a alejar los sistemas políticos del populismo como tal, y llevarlos hacia la búsqueda de soluciones reales para los problemas de sus países.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/PI6s4tu/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.