solana134_MARCUS YAM  LOS ANGELES TIMES_aghan refugees soldiers MARCUS YAM LOS ANGELES TIMES

Tres lecciones de veinte años desperdiciados

MADRID - Hace 20 años, los ataques terroristas del 11 de Septiembre conmocionaron al mundo. “Todos somos americanos” se convirtió en un llamamiento a la solidaridad universal. La invulnerabilidad de Occidente tras el final de la Guerra Fría se reveló como una mera ilusión. Y la globalización, que se había impuesto como paradigma a seguir y había apuntalado el dominio económico occidental en los años 90, ahora venía aparejada a retos imprevistos.

Dos décadas después de los ataques, sus consecuencias para Occidente y para el mundo en general se han hecho más evidentes todavía. Un actor violento y de naturaleza no estatal pasó a condicionar la agenda internacional en un grado extraordinario. Tras hacer frente al comunismo y gozar de un “momento unipolar” durante la década de los 90, la lucha contra el terrorismo devino el hilo conductor de la política exterior estadounidense.

Occidente, liderado por Estados Unidos, no constituía un bastión inexpugnable, pero su hegemonía seguía siendo incuestionable. No es de extrañar, por tanto, que la invasión de Afganistán contara con un abrumador apoyo internacional. Los ataques no podían quedar sin respuesta mientras los talibanes proporcionaran un santuario para al-Qaeda desde el cual preparar y lanzar sus operaciones terroristas.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/O2JltARes