Getty Images

Cómo proteger a los trabajadores sin aranceles comerciales

NEW HAVEN – Según un sondeo de norteamericanos realizado por Washington Post/Schar School y publicado el 11 de julio, sólo el 39% de los participantes aprobaba la imposición de aranceles a países extranjeros por parte del presidente norteamericano, Donald Trump, mientras que el 56% estaba en contra. Pero, si bien son buenas noticias que una mayoría de los norteamericanos se oponga a su presidente sobre esta cuestión clave, Trump sigue adelante, con la idea, aparentemente, de que a la población le gustarán más los aranceles cuando estén vigentes.

Es una incógnita por qué, inclusive, el 39% respalda estas políticas. Desde la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial, y el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio de 1947, Estados Unidos -tanto su gobierno como su población- ha estado honestamente a favor del libre comercio.

En su libro La riqueza de las naciones de 1776, Adam Smith ofreció un argumento elocuente y convincente a favor del libre comercio, y no de un comercio distorsionado por aranceles. Con el libre comercio, la economía prospera porque los bienes y servicios se obtienen en países con una industria más productiva.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/ifOPCdj/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.