Migrants Arriving in Lampedusa Noborder Network/Flickr

El realismo de la migración

GINEBRA – Las escenas de muerte y miseria que ocurren cada vez con mayor frecuencia en las aguas del Mediterráneo y del sudeste de Asia han enfocado una renovada atención sobre una de las actividades más antiguas de la humanidad: la migración. Ha llegado el momento de aceptar la realidad de que, al igual que las olas en los mares que muchos de los migrantes atraviesan, no se pueden detener los flujos cambiantes del movimiento humano. Es por ello que la comunidad internacional debe gestionar la migración con comprensión y compasión.

Hoy en día, alrededor de 250 millones de migrantes viven y trabajan en todo el mundo; y, sin que quepa ninguna duda en el transcurso de los próximos meses y años muchos más se les unirán. Tenemos que poner en práctica políticas para gestionar los flujos de personas en formas que beneficien a los países de origen, tránsito y destino de los migrantes. Y, por supuesto, tenemos que garantizar el bienestar de los propios migrantes. Esto convoca a que se tomen acciones en cuatro frentes.

Para empezar, los líderes de los países de destino – ya sean países en Europa, África, América, Asia u Oceanía – no deben dar la espalda a los desesperados y desdichados. Para muchos funcionarios electos, la migración plantea un dilema político complejo: cómo conciliar las demandas de sus ciudadanos con los intereses de los migrantes. Estos líderes tienen que encontrar la valentía para argumentar a favor de una política de migración humana.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/2b90xB5/es;