El compromiso de China con el clima

BEIJING – Algunos podrían considerarlo un desenlace inesperado, pero China -hoy en día el mayor emisor de dióxido de carbono del mundo- se está perfilando como un líder global en materia de política climática en su intento por crear una economía más limpia y más eficiente. Por cierto, los esfuerzos de China para frenar la contaminación y la destrucción medioambiental, a la vez que adopta un modelo de crecimiento más sustentable, pueden ofrecer lecciones valiosas para los gobiernos de todo el mundo.

El primer paso hacia un crecimiento económico sustentable es reconocer, como lo han hecho los líderes de China, que la contaminación -generada en gran medida por centrales eléctricas a carbón- afecta profundamente la vida y el sustento de los ciudadanos, particularmente en ciudades importantes como Beijing y Shanghái. Es más, las emisiones de gases de tipo invernadero están contribuyendo al cambio climático, cuyos efectos, como advierte el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, podrían resultar devastadores para todos los países, sobre todo para China que sería sumamente vulnerable.

Es más, China ya es el mayor importador de petróleo del mundo, y la demanda de energía sigue aumentando rápidamente. En consecuencia, la seguridad energética se ha convertido en una cuestión seria.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/0DbNboD/es;