0

Hamás y Fatah en la encrucijada

La política palestina está llegando a un punto sin retorno. La lucha de poder entre la organización islamista Hamás y el presidente palestino Mahmoud Abbas y su movimiento secular-nacionalista Fatah se está volviendo más intensa, y las tensiones han degenerado en combates abiertos.

Desde la fundación de Hamás a principios de los años 80, se ha negado a quedar bajo la égida de la Organización de Liberación Palestina (OLP). La victoria de Hamás en las elecciones parlamentarias de principios de este aňo, que fueron un hito democrático, demostraron que había llegado a la mayoría de edad en términos políticos. Por primera vez en la historia palestina, un partido religioso es el que predomina. Pero Fatah no ha aceptado la derrota, mientras Hamás está convencida de que hay elementos dentro de ella que están coludidos con los israelíes y estadounidenses para derribar su gobierno.

Abbas sigue siendo el presidente palestino, y la Ley Básica lo convierte en comandante de todas las fuerzas de seguridad palestinas. No obstante, si bien la mayoría de éstas le son fieles, en los últimos años Hamás ha creado una estructura de seguridad alternativa alrededor de una "Fuerza Operativa" de cerca de 4000 miembros. Es más, ha anunciado sus planes de reclutar otros 1500 hombres en Cisjordania, que es la plaza fuerte de Fatah. En las últimas semanas, los dos bandos se han enfrentado con frecuencia en la Franja de Gaza, elevando aún más las tensiones.

Las confrontaciones ocurren en momentos que Abbas intenta persuadir a Hamás de que modere su postura anti-israelí y se alíe con Fatah en un gobierno de unidad nacional. Abbas cree que la aceptación de Hamás de entrar en negociaciones con Israel es la única manera de acabar con las sanciones internacionales que están devastando la sociedad palestina.