Grass

Las poblaciones de base y el cambio climático

PARÍS – El acuerdo sobre el cambio climático alcanzado en esta ciudad el 12 de diciembre fue una enriquecedora victoria para la diplomacia. Ambos aspectos, tanto el acuerdo propiamente dicho como el ambiente de cooperación que impregnaba a las actuaciones, ejemplarizan un cambio radical de lo fue la fracasada cumbre de Copenhague del año 2009. Pero, si bien debemos felicitar a los líderes mundiales por su éxito, París marca el comienzo, no el final, del camino. Ahora es nuestro deber colectivo vigilar que nuestros líderes cumplan con sus responsabilidades y cerciorarnos de que ellos conviertan las promesas en acciones – especialmente en las regiones más vulnerables del mundo, como ser el África.

Debemos aplaudir a China, India, Estados Unidos y la Unión Europea por sus compromisos de acción climática previos a la Cumbre de París. Los compromisos asumidos por estos países crearon el sentido de responsabilidad, confianza y solidaridad que permitió que 195 naciones no solamente llegaran a un acuerdo puntual, sino que ellas pongan en marcha una serie de ciclos de cinco años, que cada vez son más ambiciosos, con el propósito de eliminar gradualmente las emisiones de gases de efecto invernadero durante el presente siglo. Esta es una señal clara de que la era de carbono ha alcanzado un punto de inflexión; consecuentemente, habrá más inversión en energías renovables.

Los países también se comprometieron a trabajar más arduamente para proteger a los más vulnerables del mundo, al centrarse en limitar el calentamiento global promedio a tan sólo 1,5º centígrados por encima de los niveles preindustriales. Y, los países desarrollados  comprometieron al menos 100 mil millones de dólares anuales para la financiación del clima con el objetivo de ayudar a que los países menos desarrollados reduzcan sus emisiones de carbono y se preparen para hacer frente al cambio climático. Por primera vez, un acuerdo internacional ofrece fondos a los países menos desarrollados para cubrir parte de las pérdidas y daños causados ​​por las crisis del clima.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/hiemiNz/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.