De Kafka a Gorbachov

NUEVA YORK – El 2 de agosto de 1914, Franz Kafka escribió en su diario: “Alemania declaró la guerra. Por la tarde, nadando”. A pesar de su aparente desapego de la irrealidad de ese día, el solitario y visionario escritor centroeuropeo fue el hombre que le dio el hombre “kafkiano” a su siglo. Setenta y cinco años tuvieron que pasar después del nado de Kafka para que Europa central y del este regresaran a la civilización europea más amplia. Una pausa kafkiana, algunos podrían decir.

Esa Europa central y del este no sólo era un lugar de dictaduras de derecha y de izquierda, de etnocentrismo y xenofobia, de conflictos perpetuos y congelados como algunos hoy la caricaturizan. También fue el lugar de nacimiento de un legado espiritual, de pensadores y artistas, de un modo específico de creatividad y búsqueda de sentido más allá de negociaciones pragmáticas con la vida cotidiana.

En 1989, los pueblos de la región trajeron consigo en su “regreso a Europa” su diversidad y riqueza; su vivacidad, misterios y recuerdos, y sus viejas y nuevas aspiraciones. E introdujeron la lección de que el paso de una sociedad cerrada a una abierta es posible y extremadamente difícil a la vez.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/MopfZYD/es;