Child clean community sweep Marshal Hedin/Flickr

Ciudadanos para una economía limpia

SAN JOSÉ – Durante los últimos 20 años, las políticas medioambientales, energéticas y climáticas se han decidido a puertas cerradas, con escasa participación de quienes se verán más afectados por el resultado de esas negociaciones. El diseño de las políticas ha sido impulsado por consideraciones tecnocráticas que ignoraron, o a las que sencillamente no importaban, las prioridades de la gente común. Por eso, con excesiva frecuencia se sacrificó al aire limpio, las energías renovables y los espacios verdes frente a la noción de que la legislación ecologista aumenta los costos y la burocracia para las empresas y, en última instancia, daña a la economía.

La buena noticia es que está surgiendo un nuevo patrón de participación ciudadana, especialmente en los países en desarrollo, donde ingresan al debate voces nuevas e ideas frescas. En todo el mundo, los ciudadanos exigen que sus gobiernos los escuchen en relación a los temas ambientales y den preferencia a sus necesidades y prioridades.

Durante años el debate sobre la acción medioambiental en Estados Unidos y Europa se caracterizó por estar centrado en principios abstractos y luchas políticas intestinas. En cierta medida resulta comprensible, la oposición a las acciones ambientales –por parte del sector de los combustibles fósiles, los partidos políticos y parte de los medios– ha sido formidable.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/i0Na6yd/es;