Credit cards Peter Macdiarmid/Getty Images

Un mapeo de los daños causados por las bajas tasas de interés

WASHINGTON, DC – Durante años tras la crisis financiera del año 2008, los formuladores de políticas se felicitaron a sí mismos por haber evitado una segunda Gran Depresión. Ellos respondieron a la recesión mundial con el tipo de estímulo keynesiano, tanto fiscal como monetario, que el momento requería.

Sin embargo ya han pasado nueve años, y las tasas de interés oficiales siguen rondando cero, mientras que el crecimiento ha sido mediocre. A partir del año 2008, la Unión Europea ha crecido a una triste tasa anual promedio de apenas el 0.9%.

El amplio consenso keynesiano que surgió inmediatamente tras la crisis se ha convertido en el dogma económico imperante de hoy en día: mientras el crecimiento continúe en niveles subestándar y la inflación anual permanezca por debajo del 2%, se considera que más estímulo no es sólo adecuado, sino que es necesario.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/c11KnJx/es;

Handpicked to read next