cokehamilton1_luis alvarez_getty images_woman Luis Alvarez/Getty Images

Para reconstruir de manera más justa y ecológica

GINEBRA – Como campesinos que planean la cosecha de la próxima temporada, hoy debemos plantar las semillas del futuro pospandemia que queremos. Es decir, poner al centro de la recuperación la igualdad de género y la sostenibilidad y promover un desarrollo inclusivo mediante el “buen comercio”.

El reto más serio que enfrentamos es el de la desigualdad económica, no solo entre o al interior de los países. En particular, el COVID-19 ha revelado lo profundo de las desigualdades de género: las mujeres son las que más han sufrido la crisis económica que trajo la pandemia. Los estudios del Centro de Comercio Internacional en 120 países muestran que el 65% de las mujeres que encabezan pequeños emprendimientos se han visto fuertemente afectadas por la crisis (en comparación con solo la mitad de las empresas guiadas por hombres).Los sectores más afectados son aquellos en que predominan mujeres, como la venta minorista, el turismo, y la producción artesanal y ligera.

Es más, la digitalización acelerada y las cambiantes configuraciones de la cadena de suministros han hecho que las emprendedoras en todos los puntos, pero especialmente en países en desarrollo, enfrenten obstáculos adicionales, desde el acceso a la información y recursos hasta la formación de habilidades y redes.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading and receive unfettered access to all content, subscribe now.

Subscribe

or

Unlock additional commentaries for FREE by registering.

Register

https://prosyn.org/nMwHMhIes