2

Obstrucción y expulsión en la India

NUEVA DELHI – Durante las últimas semanas, se pudiese perdonar a un lector ocasional de los periódicos de la India si se preguntase si el país repentinamente se vio privado de controversias políticas, escándalos sexuales, o corrupción oficial – temas que son el pan de cada día en los titulares de los periódicos de este país. Las portadas de los periódicos solamente han tenido espacio, debajo de gigantescos titulares, para un tema que normalmente se reserva para las páginas deportivas: el cricket.

La causa no es un partido entre equipos de estrellas que llena al público de emoción. Al contrario, el público se ha visto indignado por acusaciones sensacionalistas sobre la Liga hindú de primera división (Indian Premier League, IPL) – sobornos a cambio jugar mal, dueños de equipos que hacen apuestas en partidos, y jugadores seducidos por actrices y prostitutas. Se reveló que el capitán del equipo nacional tiene un conflicto de intereses, y el yerno del personero más poderoso del cricket en la India estuvo implicado en una operación ilegal de juegos de azar operada por una siniestra red de corredores de apuestas.

Chicago Pollution

Climate Change in the Trumpocene Age

Bo Lidegaard argues that the US president-elect’s ability to derail global progress toward a green economy is more limited than many believe.

La policía, cuyas intervenciones de teléfonos dieron lugar a una ola de arrestos, ha presentado cargos que alegan la participación de conocidas figuras del crimen organizado. Incluso se ha vinculado a un jugador del equipo nacional de la India con el fugitivo Dawud Ibrahim, quien se ha estado ocultando en Pakistán y sobre quien se ciernen sospechas ampliamente conocidas que sostienen que fue el arquitecto de los atentados del año 1993 en Bombay.

A los medios de comunicación de la India no les ha ido tan bien en mucho tiempo. Después de años de escándalos de corrupción, dramas políticos y marchas de protesta, esto fue como un regalo del cielo – una historia que combina el cricket, la obsesión nacional, con el vicio, que es la debilidad nacional. Los más de 300 canales de noticias de televisión de la India no han tenido un comportamiento distinto al de los medios impresos, han dedicado casi todo su tiempo a analizar cada bocado de información filtrada o anunciada por la policía. Un país que tradicionalmente se paraliza durante un emocionante partido de cricket, se ha paralizado ahora por su antítesis – el lento desmoronamiento de las ilusiones acerca de un deporte que se apodera de la imaginación de los habitantes de la India como ningún otro.

Hace cinco años, escribí un artículo (a column) sobre el extraordinario encanto de la IPL y cómo esta institución transformó al cricket inspirándose en los bombos y platillos de los deportes televisados estadounidenses. A la India no sólo se le inyectó vida mediante un deporte que fue inventado originalmente en la adusta y decorosa Inglaterra victoriana, sino que también fue la India la que llevó a este deporte al siglo XXI, que incluye su desenfrenada comercialización. Dos y medio minutos de “recesos estratégicos” ahora interrumpen el flujo del juego, lo que permite a los anunciantes vender sus productos a cientos de millones de embelesados espectadores.

El sociólogo Ashis Nandy una vez escribió esta frase memorable “el cricket es un juego hindú que accidentalmente fue descubierto por los británicos”. No obstante, quien sea que haya visto la IPL, pudiese verse tentado a llegar a la conclusión de que el cricket Twenty20, la forma “instantánea” del deporte, es en realidad un deporte estadounidense premeditadamente redescubierto por los hindús.

Otros países han seguido el ejemplo, ya que emergen torneos que siguen el modelo de la IPL a lo largo y ancho del mundo del cricket. Para los observadores acuciosos, la IPL no sólo fue una liga deportiva, sino que simbolizaba nada más ni nada menos que el surgimiento de una nueva India.

En el brillo, el glamur y el exceso de la IPL se encontraba un antídoto contra la mentalidad estatista retrógrada que había producido el estancamiento económico en la India en el pasado. La IPL era un emprendimiento que abría nuevas perspectivas para las empresas y disparaba la imaginación de los jóvenes para que pudiesen emular las energías empresariales mostradas por los propietarios, promotores, jugadores y aficionados. La IPL sugirió un nuevo punto de partida para un país inspirado en el encanto de su propio éxito.

Es comprensible que la develación pública de la IPL como un cenagal de engaños, desacreditada por episodios de “posiciones de juego acordadas” (en inglés “spot-fixing”) diseñados por corredores de apuestas inescrupulosos y jugadores corruptibles hubiese desinflado las nociones embriagadoras antes mencionadas. El cricket sigue manteniendo a muchos hindús esclavizados, pero muchos otros lo han abandonado después de las revelaciones sobre la IPL. El paroxismo de la flagelación que los medios de comunicación imponen a este deporte pronto disminuirá, pero el entusiasmo con el que el público seguía a la IPL no volverá.

Mentes de peso probablemente vean el burdo lado subyacente de la IPL como un emblema del capitalismo entre compinches y de los negocios cortoplacistas de la India posterior a la liberalización económica. Sin embargo, es siempre peligroso encontrar en los deportes grandes metáforas que representen la decadencia nacional, así que se debe resistir ante la tentación de ver a la IPL como un síntoma de todo lo malo en la India de hoy en día.

Debido a que inicialmente me vi seducido por la idea de que la IPL mostraba la fascinante cara de una nueva India valiente y emprendedora, me resisto a aceptar el punto de vista opuesto de manera instantánea. Sin embargo, no hay duda que a diario los medios de comunicación exponen defectos –  la codicia en una escala colosal, casi suicida, la búsqueda de dinero fácil, el desvío hacia la ilegalidad y la falta de normas éticas en los niveles más altos – que revelan manchas peligrosas que enlodan nuestra forma de ser nacional.

Fake news or real views Learn More

La IPL puede continuar como un entretenimiento deportivo, bueno para una noche de recreación con la familia frente al televisor que idiotiza. No obstante, lo que se reveló a los hindús acerca de sí mismos es mucho menos divertido. La convocatoria a la reforma en el cricket es, en realidad, una convocatoria a la reforma en la manera en la que la India emprende sus negocios. Los defectos en su forma de ser que están al descubierto en la IPL, son los defectos en la forma de ser de la India; estos son los defectos que deben frenarse, si se quiere que la India algún día cumpla con su promesa patente y tome su lugar en la palestra mundial en el siglo XXI.

Traducido del inglés por Rocío L. Barrientos.