Xi Jinping VCG/Getty Images

Corea del Norte: la estrategia de “China primero”

LONDRES – La mayoría de los expertos coinciden en que la forma menos mala de encarar la escalada nuclear con Corea del Norte es seguir aplicando una mezcla de contención rigurosa y diplomacia decidida. Pero no tantos se han dado cuenta de que la opción militar menos mala (implícita en la insistencia del presidente estadounidense Donald Trump en que China se haga cargo de su peligroso vecino) es una invasión china o un cambio de régimen forzado por la amenaza de tal invasión.

Esta salida, que implicaría un profundo cambio favorable a China en el equilibrio estratégico de Asia oriental, no es tan impensable como muchos creen. En realidad, es tan viable que merece ser tomada en cuenta seriamente, incluso por los planificadores militares chinos. En términos trumpianos, sería una opción de “China primero” que puede ayudar a “hacer grande a China otra vez”.

Cualquier intervención militar (por parte de China o no) supone riesgos inmensos. Pero antes de ocuparnos de ellos, pensemos en lo que podría conseguirse con una intervención china exitosa. Para empezar, pondría a Corea del Norte en el lugar que le corresponde según sugiere su historia posterior a la guerra de Corea: bajo un paraguas nuclear chino que le provea una garantía de seguridad creíble.

Mao Zedong decía que su país y Corea del Norte son tan íntimos “como los labios y los dientes”, descripción muy acertada, dado el papel que tuvieron las tropas chinas en evitar una victoria estadounidense en la guerra de Corea. Pero en las seis décadas que pasaron desde entonces, Japón y Corea del Sur han sido estrechos aliados de Estados Unidos que albergan bases estadounidenses y se guarecen bajo la protección nuclear de Estados Unidos, mientras que China y Corea del Norte se han ido distanciando.

Esto lleva a que China tenga poco control de su vecino y presunto aliado, y probablemente escaso conocimiento de lo que sucede allí. Es verdad que podría contribuir a estrechar el cerco sobre Corea del Norte reduciendo más la relación comercial y cortándole el suministro de energía. Pero eso sólo lograría empujar al enclaustrado régimen de Kim Jong‑un a buscar apoyo en su otro vecino, Rusia.

Si como muchos suponen, Corea del Norte está buscando una garantía de seguridad creíble a cambio de limitar su programa nuclear, el único país capaz de proveérsela es China. Las promesas de un presidente estadounidense sólo tendrían credibilidad hasta el final de su mandato (e incluso menos).

The World’s Opinion Page

Help support Project Syndicate’s mission

subscribe now

Así que combinando amenazas de invasión con promesas de seguridad y protección nuclear, a cambio de cooperación y un posible cambio de régimen, las chances de que China obtenga el apoyo de una parte importante del Ejército Popular Coreano serían altas. Un enfrentamiento nuclear con Estados Unidos traería devastación, pero la sumisión a China garantizaría supervivencia y probablemente cierto grado de autonomía futura. No sería una elección difícil (excepto para los más cercanos a Kim).

Las ventajas estratégicas para China de una intervención militar exitosa incluirían no sólo el control de lo que sucede en la península de Corea (donde tal vez podría establecer bases militares), sino también la gratitud regional por haber evitado una guerra catastrófica.

Ninguna otra acción ofrece tanto en términos de presentar el liderazgo chino en Asia como algo a la vez creíble y deseable, sobre todo si la alternativa es que Estados Unidos lance una guerra apresurada y mal planificada. Lo que China más necesita es legitimidad, y una intervención en Corea del Norte se la daría. Tomando prestada la distinción que acuñó Joseph S. Nye de la Universidad de Harvard, un uso exitoso del poder duro aportaría a China enormes reservas de poder blando.

Pero ahora viene la pregunta del millón de yuanes: ¿funcionaría? No hay modo de saberlo a ciencia cierta, y toda intervención militar conlleva enormes riesgos. Las fuerzas armadas chinas están bien equipadas, pero no tienen una experiencia de combate comparable. Aunque el adversario es inferior, no es seguro que sus líderes, en caso de no aceptar las condiciones impuestas por China y rendirse, no recurran al uso de armas nucleares u otras de destrucción masiva.

Lo que sí es casi seguro es que ante una invasión china (en vez de estadounidense) por tierra y mar es más improbable que Kim responda bombardeando la capital surcoreana, Seúl, que está a menos de sesenta kilómetros al sur de la zona desmilitarizada. ¿Por qué habría Corea del Norte de masacrar a sus hermanos y hermanas del sur en represalia por una invasión china que traería consigo una promesa de mantenimiento de la seguridad y tal vez de la autonomía?

Además, pese a que la contención nuclear del régimen de Kim no está garantizada, China es un blanco menos probable que Estados Unidos para un ataque misilístico norcoreano. En caso de contemplarse seriamente una intervención militar china, valdría la pena explorar la posibilidad de cierta colaboración de inteligencia y antimisilística con Estados Unidos, algo a lo que, dados los riesgos, mal podría Estados Unidos negarse.

Es posible que esta hipótesis nunca se concrete. Pero es tan lógica que su posibilidad merece ser tenida en cuenta. Después de todo, es la mejor oportunidad que tiene China de llegar a una mayor paridad estratégica con Estados Unidos en la región y al mismo tiempo eliminar una fuente de inestabilidad que es una amenaza para ambos.

Traducción: Esteban Flamini

http://prosyn.org/jCqjUHy/es;

Handpicked to read next

  1. Television sets showing a news report on Xi Jinping's speech Anthony Wallace/Getty Images

    Empowering China’s New Miracle Workers

    China’s success in the next five years will depend largely on how well the government manages the tensions underlying its complex agenda. In particular, China’s leaders will need to balance a muscular Communist Party, setting standards and protecting the public interest, with an empowered market, driving the economy into the future.

  2. United States Supreme Court Hisham Ibrahim/Getty Images

    The Sovereignty that Really Matters

    The preference of some countries to isolate themselves within their borders is anachronistic and self-defeating, but it would be a serious mistake for others, fearing contagion, to respond by imposing strict isolation. Even in states that have succumbed to reductionist discourses, much of the population has not.

  3.  The price of Euro and US dollars Daniel Leal Olivas/Getty Images

    Resurrecting Creditor Adjustment

    When the Bretton Woods Agreement was hashed out in 1944, it was agreed that countries with current-account deficits should be able to limit temporarily purchases of goods from countries running surpluses. In the ensuing 73 years, the so-called "scarce-currency clause" has been largely forgotten; but it may be time to bring it back.

  4. Leaders of the Russian Revolution in Red Square Keystone France/Getty Images

    Trump’s Republican Collaborators

    Republican leaders have a choice: they can either continue to collaborate with President Donald Trump, thereby courting disaster, or they can renounce him, finally putting their country’s democracy ahead of loyalty to their party tribe. They are hardly the first politicians to face such a decision.

  5. Angela Merkel, Theresa May and Emmanuel Macron John Thys/Getty Images

    How Money Could Unblock the Brexit Talks

    With talks on the UK's withdrawal from the EU stalled, negotiators should shift to the temporary “transition” Prime Minister Theresa May officially requested last month. Above all, the negotiators should focus immediately on the British budget contributions that will be required to make an orderly transition possible.

  6. Ksenia Sobchak Mladlen Antonov/Getty Images

    Is Vladimir Putin Losing His Grip?

    In recent decades, as President Vladimir Putin has entrenched his authority, Russia has seemed to be moving backward socially and economically. But while the Kremlin knows that it must reverse this trajectory, genuine reform would be incompatible with the kleptocratic character of Putin’s regime.

  7. Right-wing parties hold conference Thomas Lohnes/Getty Images

    Rage Against the Elites

    • With the advantage of hindsight, four recent books bring to bear diverse perspectives on the West’s current populist moment. 
    • Taken together, they help us to understand what that moment is and how it arrived, while reminding us that history is contingent, not inevitable


    Global Bookmark

    Distinguished thinkers review the world’s most important new books on politics, economics, and international affairs.

  8. Treasury Secretary Steven Mnuchin Bill Clark/Getty Images

    Don’t Bank on Bankruptcy for Banks

    As a part of their efforts to roll back the 2010 Dodd-Frank Act, congressional Republicans have approved a measure that would have courts, rather than regulators, oversee megabank bankruptcies. It is now up to the Trump administration to decide if it wants to set the stage for a repeat of the Lehman Brothers collapse in 2008.