An industrial base consisting of wind turbines and solar panels VCG/VCG via Getty Images

La transición a la economía verde, una oportunidad para China

LONDRES – Muchos que visitaron Beijing en los últimos tiempos tuvieron la agradable sorpresa de hallar cielo despejado en vez de esmog. La purificación del aire fue en parte resultado de duras políticas: el gobierno trasladó fábricas contaminantes lejos de la capital y de otras grandes ciudades, y llegó a cerrar sistemas de calefacción a carbón antes de que estuvieran listas las instalaciones a gas sustitutas. Pero el cambio en Beijing también se debe a que China es cada vez más consciente de que una economía auténticamente verde no sólo promete una mejor calidad de vida, sino también enormes oportunidades de liderazgo tecnológico y político.

En términos absolutos, hoy China es el mayor emisor de gases de efecto invernadero, responsable de más del 25% del total global. Incluso en cifras per cápita, acaba de superar la media de la Unión Europea, aunque todavía está a la mitad del nivel de Estados Unidos. Esto surge de un sistema eléctrico que se basa en un 70% en el carbón, así como del liderazgo mundial de China en industrias pesadas como las del acero, el cemento y la química. Pero China ya es, con diferencia, el mayor inversor en energía solar y eólica, y está cancelando inversiones que tenía planeadas en el carbón. Y en la transición a una economía descarbonizada, cuenta con una ventaja inmensa en materia de recursos.

Un informe reciente de la Agencia Internacional de la Energía incluye un mapa que muestra con diferentes colores las áreas del mundo con más recursos en términos de energía eólica y solar. La mayor se encuentra en las provincias occidentales escasamente pobladas de China en Tíbet, Qinghai, Xinxiang, y en Mongolia interior. En principio, bastaría cubrir con paneles solares apenas el 5% de esa área total para obtener 6000 teravatios‑hora de electricidad al año, suficientes para satisfacer toda la demanda actual china (y el recurso eólico también es inmenso).

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/pZnOkWw/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.