Thierry Charlier/AFP/Getty Images

La inversión sinoeuropea, un potencial desaprovechado

BEIJING – Según el Fondo Monetario Internacional, el crecimiento económico global ha sido “demasiado lento por demasiado tiempo”. Una de las principales razones es la marcada desaceleración del incremento del comercio internacional, que según la Organización Mundial del Comercio este año sólo crecerá un 1,7% (mucho menos del promedio del 6,7% de la década que precedió a la crisis de 2008). Ahora que el comercio por sí solo ya no puede sostener la cooperación global, es hora de complementarlo con vínculos de inversión.

En la actualidad, no hay un auténtico marco de nivel global para las inversiones. Pero hace poco el G20 aprobó el primer documento programático del mundo sobre inversión multilateral, titulado Principios Rectores del G20 para las Políticas de Inversión Global. El marco general que ofrece puede ser particularmente valioso para China y la Unión Europea, en momentos en que negocian la firma de un tratado bilateral de inversión (TBI).

Ya hubo varias rondas de conversaciones para el TBI, centradas en un aumento de la protección a las inversiones y el acceso a mercados; y habrá muchas más, ya que todavía falta acordar varias cuestiones importantes, entre ellas garantías de transparencia regulatoria y la creación de un mecanismo eficaz de resolución de disputas.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/lPzc9zX/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.