Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

yhuang9_ValerySharifulinTASSviaGettyImages_jinpingkhanshakehands Valery Sharifulin/TASS via Getty Images

¿Puede la Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda convertirse en una trampa para China?

CAMBRIDGE – Los críticos a menudo afirman que China está utilizando su masiva “Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda” (BRI) como una forma de “diplomacia coercitiva de la trampa de la deuda”, con el propósito de ejercer control sobre los países que se unen a su esquema de inversión transnacional en infraestructura. Tal como señaló recientemente Deborah Brautigam de la Universidad John Hopkins, los medios de comunicación a menudo exageran este riesgo. De hecho, la Iniciativa BRI puede tener inmerso un tipo de riesgo distinto: un riesgo para la propia China.

En la reciente cumbre sobre la Iniciativa BRI en Pekín, el presidente chino Xi Jinping aparentemente reconoció las críticas relativas a la “trampa de la deuda”. En su discurso, Xi dijo que “construir infraestructura de alta calidad, sostenible, resistente a riesgos, que se erija a un precio razonable, y sea inclusiva ayudará a que los países utilicen plenamente sus dotaciones de recursos naturales”. 

Esta es una señal alentadora, ya que muestra que China ha tomado mayor conciencia sobre las implicaciones de la deuda vinculada a la Iniciativa BRI. Un estudio realizado por el Center for Global Development llegó a la conclusión de que ocho de los 63 países que participan en la Iniciativa BRI están en riesgo de sufrir “dificultades en materia de deuda”.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/R4IrqdBes;