Chinese railway STR/Getty Images

La justificación económica de la Iniciativa de la Franja y la Ruta

NUEVA YORK – Desde 2013, China promueve la “Iniciativa de la Franja y la Ruta”, que busca conectar a más de sesenta países de Asia, Europa y África mediante la coordinación de políticas e infraestructuras físicas. Los críticos temen que China, en su afán de ampliar su influencia geopolítica para competir con naciones como Estados Unidos y Japón, emprenda proyectos económicamente inviables. Pero siempre que se cumplan algunas condiciones, la base económica de la iniciativa es sólida.

The Year Ahead 2018

The world’s leading thinkers and policymakers examine what’s come apart in the past year, and anticipate what will define the year ahead.

Order now

Como confirma un informe reciente del Banco Asiático de Desarrollo, muchos países incluidos en la iniciativa necesitan con urgencia inversiones en infraestructura a gran escala, precisamente el tipo de inversión comprometido por China. Algunos, como Bangladesh y Kirguistán, carecen de suministro eléctrico confiable, y esto les impide desarrollar el sector industrial y asfixia su capacidad exportadora. Otros, como Indonesia, no tienen puertos suficientes para la integración económica interna o el comercio internacional.

La Iniciativa de la Franja y la Ruta promete ayudar a los países a superar estas restricciones, con la provisión de financiación externa para puertos, rutas, escuelas, hospitales, centrales de energía y sus redes de distribución. En este sentido, puede obrar como el Plan Marshall, el programa estadounidense de la posguerra universalmente elogiado por su aporte a la reconstrucción y la recuperación económica de la Europa asolada por la guerra.

Pero la financiación externa por sí sola no es garantía de éxito. Los países receptores también deben encarar reformas básicas que aumenten la transparencia y previsibilidad de sus políticas y reduzcan así el riesgo de inversión. De hecho, el resultado económico de las inversiones estará supeditado a la implementación de las reformas complementarias.

Para China, estas inversiones son económicamente atractivas, particularmente si empresas privadas chinas toman la delantera en su ejecución. En 2013, cuando China propuso el plan, el país tenía cuatro billones de dólares en reservas de moneda extranjera, con escaso rendimiento en dólares (menos de 1% al año), y negativo si se lo medía en la moneda china, dado que se esperaba que el yuan se apreciara respecto del dólar.

En este sentido, las inversiones previstas en el plan no son particularmente costosas para China, sobre todo si se tienen en cuenta sus grandes beneficios potenciales. El ratio comercio internacional/PIB de China es algo más de 40% (muy superior al de Estados Unidos), lo que se debe en parte a faltantes de infraestructura y de diversificación económica en los socios comerciales de China. Al resolver estas falencias, las inversiones chinas dentro del plan pueden llevar a un importante aumento de los volúmenes comerciales de los países participantes y de China, que beneficiará a empresas y trabajadores.

Aun así, las inversiones no estarán exentas de riesgos para China. Su rentabilidad dependerá de la calidad de las decisiones de las empresas. En particular las estatales, al no tener como principal prioridad la eficiencia, pueden embarcarse en proyectos poco rentables. Por eso hay que prestar mucha atención al proceso de reforma del sector estatal. Sin embargo, pese a que es evidente que la Iniciativa de la Franja y la Ruta obedece en parte a objetivos estratégicos, el análisis de costo‑beneficio también muestra una clara justificación económica (incluso cabe preguntarse por qué China no propuso el plan antes).

Estados Unidos y otros países también pueden obtener importantes beneficios económicos. Diez años después del estallido de la crisis financiera global, gran parte del mundo no termina de recuperarse. Inversiones en infraestructura audaces y a gran escala pueden proveer un muy necesario estímulo inmediato a la demanda agregada global. En particular, puede que haya un aumento de la demanda de exportaciones estadounidenses, por ejemplo autos, locomotoras, aviones y maquinarias de construcción avanzadas, además de servicios financieros, contables, educativos y jurídicos.

A más largo plazo, la nueva infraestructura aliviará cuellos de botella logísticos y reducirá los costos de los insumos productivos. El resultado será mayor productividad y un crecimiento global más rápido.

Si los proyectos de la Franja y la Ruta respetan normas ambientales y sociales rigurosas, también pueden traer grandes avances en torno de desafíos globales como el cambio climático y la desigualdad. El respeto de esas normas y los beneficios sociales globales serán tanto mayores cuantos más países participen.

En una era en la que algunas de las naciones más influyentes del mundo se encierran en sí mismas y hablan de alzar barreras comerciales y vallar fronteras, el mundo necesita iniciativas que tiendan puentes y rutas (literales y figurados), precisamente la estrategia de la Franja y la Ruta.

Traducción: Esteban Flamini

http://prosyn.org/W3WiNja/es;

Handpicked to read next

  1. Chris J Ratcliffe/Getty Images

    The Brexit Surrender

    European Union leaders meeting in Brussels have given the go-ahead to talks with Britain on post-Brexit trade relations. But, as European Council President Donald Tusk has said, the most difficult challenge – forging a workable deal that secures broad political support on both sides – still lies ahead.

  2. The Great US Tax Debate

    ROBERT J. BARRO vs. JASON FURMAN & LAWRENCE H. SUMMERS on the impact of the GOP tax  overhaul.


    • Congressional Republicans are finalizing a tax-reform package that will reshape the business environment by lowering the corporate-tax rate and overhauling deductions. 

    • But will the plan's far-reaching changes provide the boost to investment and growth that its backers promise?


    ROBERT J. BARRO | How US Corporate Tax Reform Will Boost Growth

    JASON FURMAN & LAWRENCE H. SUMMERS | Robert Barro's Tax Reform Advocacy: A Response

  3. Murdoch's Last Stand?

    Rupert Murdoch’s sale of 21st Century Fox’s entertainment assets to Disney for $66 billion may mark the end of the media mogul’s career, which will long be remembered for its corrosive effect on democratic discourse on both sides of the Atlantic. 

    From enabling the rise of Donald Trump to hacking the telephone of a murdered British schoolgirl, Murdoch’s media empire has staked its success on stoking populist rage.

  4. Bank of England Leon Neal/Getty Images

    The Dangerous Delusion of Price Stability

    Since the hyperinflation of the 1970s, which central banks were right to combat by whatever means necessary, maintaining positive but low inflation has become a monetary-policy obsession. But, because the world economy has changed dramatically since then, central bankers have started to miss the monetary-policy forest for the trees.

  5. Harvard’s Jeffrey Frankel Measures the GOP’s Tax Plan

    Jeffrey Frankel, a professor at Harvard University’s Kennedy School of Government and a former member of President Bill Clinton’s Council of Economic Advisers, outlines the five criteria he uses to judge the efficacy of tax reform efforts. And in his view, the US Republicans’ most recent offering fails miserably.

  6. A box containing viles of human embryonic Stem Cell cultures Sandy Huffaker/Getty Images

    The Holy Grail of Genetic Engineering

    CRISPR-Cas – a gene-editing technique that is far more precise and efficient than any that has come before it – is poised to change the world. But ensuring that those changes are positive – helping to fight tumors and mosquito-borne illnesses, for example – will require scientists to apply the utmost caution.

  7. The Year Ahead 2018

    The world’s leading thinkers and policymakers examine what’s come apart in the past year, and anticipate what will define the year ahead.

    Order now