Viktoria Rodriguez/EyeEm/Getty Images

El argumento a favor de la sustitución de importaciones en el Reino Unido

LONDRES – El efecto económico más dramático de la votación del Reino Unido a favor de Brexit ha sido el colapso de la libra esterlina. Desde junio, la libra ha caído en un 16% frente a una cesta de monedas. Mervyn King, el anterior gobernador del Banco de Inglaterra, elogió el tipo de cambio más bajo, llamándolo un “cambio bienvenido”. En verdad, debido a que el déficit de cuenta corriente de Gran Bretaña se encuentra en un nivel superior al 7% del PIB – de lejos el déficit más grande desde que se comenzó a recolectar datos en el año 1955 – la depreciación de la moneda podría ser considerada como una bendición. Sin embargo, ¿es realmente una bendición?

Los economistas suelen afirmar que la forma de equilibrar las cuentas externas de un país es mediante una caída del valor de su moneda, lo que haría que las importaciones sean más costosas y las exportaciones más baratas, causando que las primeras mencionadas disminuyan y las últimas aumenten. Los precios más altos de las importaciones – que significan una pérdida neta para el país – se verían compensados por el aumento del empleo y los salarios generados por la posición más competitiva de las exportaciones del país.

Sin embargo, para que la depreciación de la moneda haga su magia, se debe esperar que haya una mayor demanda de las exportaciones  en el futuro próximo cuando baje el tipo de cambio (o, como dicen los economistas, la elasticidad del precio de la demanda de las exportaciones debe ser alta). Sin embargo, diversos estudios han demostrado que la elasticidad del precio de la demanda de exportaciones del Reino Unido es baja. Por ejemplo, un trabajo reciente de Francesco Aiello, Graziella Bonanno y Alessia Via del European Trade Study Group considera que “el nivel de largo plazo de las exportaciones no parece estar relacionado con el tipo de cambio real en el caso del Reino Unido”.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/9geGcdo/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.