Brexit Jeff J Mitchell/Getty Images

Europa después de la Brexit

PARÍS – El presidente de EE. UU. Franklin D. Roosevelt afirmó una vez que "a lo único que debemos temer es al propio miedo". El referendo por el brexit en el Reino Unido, en el cual apenas más de la mitad de quienes votaron decidieron abandonar la Unión Europea, demostró que no estaba del todo en lo cierto. También debemos temer a quienes, como los líderes populistas británicos, se aprovechan de los miedos del público para lograr resultados verdaderamente aterradores. En este caso, la consecuencia bien puede ser la desintegración de la UE.

Después de 43 años ser miembro de la UE, Gran Bretaña ha —en la forma supuestamente más democrática posible— decidido retraerse hacia sí misma. Sin importar cuán pragmáticos y realistas son supuestamente los británicos, han votado en contra de sus propios intereses. Con su rechazo a la UE probablemente hayan condenado a su país a un empobrecimiento gradual y, tal vez, a una desintegración no tan gradual, ya que los líderes de Escocia e Irlanda del Norte, que votaron por abrumadora mayoría a favor de continuar formando parte de la UE, han afirmado que desean escindirse.

De hecho, los británicos debieron haber temido al brexit. Sin embargo la razón, débilmente defendida por voces de la clase dirigente carentes de inspiración y confianza, no logró hacer frente a los temores de lo que podía pasar por una puerta abierta hacia el resto de Europa y, de hecho, del mundo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/KEjrcPF/es;