Ethiopia ALBERT GONZALEZ FARRAN/AFP/Getty Images

Un decenio para el necesario progreso de África

VIENA – Desde 2000, África registra tasas de crecimiento económico impresionantes, debidas en gran medida a los programas de ayuda al desarrollo y a un prolongado auge de los commodities. Pero estos índices (más allá de la gran diversidad de trayectorias socioeconómicas del continente) enmascaran en general la falta básica de transformación estructural.

Muchos países africanos todavía tienen que pasar por la clase de transformación que se necesita para un desarrollo socialmente inclusivo y ambientalmente sostenible a largo plazo: en concreto, la industrialización. Esta es un factor comprobado de diversificación económica, y ayuda a cultivar, fortalecer y sostener las condiciones necesarias para un proceso de crecimiento y desarrollo competitivo.

En las últimas décadas, algunos países en desarrollo (sobre todo en Asia) consiguieron industrializarse, pero en África los reiterados intentos han sido infructuosos. En 2014, la región de Asia y el Pacífico aportó un 44,6% del valor agregado industrial de todo el mundo, mientras que África apenas llegó al 1,6%. África subsahariana es la región menos industrializada del mundo (quitando a Sudáfrica, su único país industrializado).

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/9qCktZE/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.