Getty Images

The Year Ahead 2018

Beneficios de corto plazo, peligros de largo plazo

WASHINGTON, DC – Todo indica que el año 2017 va a terminar bien. El crecimiento del PIB sigue aumentando en gran parte del mundo, lo que marca el repunte cíclico más amplio desde el inicio de la década. En toda Europa y Asia, y en Estados Unidos y Canadá, las expectativas de crecimiento han aumentado, mientras que en algunas economías emergentes importantes, que hasta hace poco se estaban achicando -por ejemplo, Brasil y Rusia-, el crecimiento se ha reanudado.

Varios países siguen teniendo dificultades, inclusive muchos exportadores de combustible y economías de bajos ingresos que sufren una guerra civil o desastres naturales, especialmente sequías. Pero una recuperación más rápida está beneficiando aproximadamente a dos tercios de la población del mundo.

Estos progresos se producen luego de años de un crecimiento geográficamente desigual e intermitente después de la crisis global de 2008-2009 y el subsiguiente rebote de 2010-2011. Recientemente, en 2016, la economía mundial chisporroteó, lo que llevó el precio del petróleo a casi 25 dólares por barril (hoy está en torno de los 60 dólares) y produjo la tasa de crecimiento global más débil desde la contracción rotunda de 2009. En consecuencia, de cara al 2018, la sensación de alivio entre muchos responsables de políticas económicas es palpable.

To continue reading, please subscribe to On Point.

To access On Point or our archived content, log in or register now now and read two On Point articles for free and 2 archived contents. For unlimited access to the unrivaled analysis of On Point and archived contents, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/b3qDaXH/es;
  1. Taming the Tech Monster

    The promise that digital technologies would “democratize” information and bypass traditional power structures has been devoured by a new generation of corporate monopolists. Putting the Internet back in the hands of citizens will require nothing less than a new vision of the digital age.

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.