0

¿Confiará la UE en Turquía?

RETENER HASTA EL 6 DE SEPTIEMBRE DE 2004

Hace más de cuarenta años, Turquía solicitó convertirse en miembro asociado de la Comunidad Económica Europea. Con el acuerdo de Asociación de 1963, se creó una relación especial que culminó en la unión aduanera de 1996. Durante todos estos años, los gobiernos europeos han confirmado constantemente que Turquía cumple las condiciones para ser miembro pleno, haciendo depender el ingreso al cumplimiento de los criterios para la membresía.

El reconocimiento formal de Turquía como estado candidato en 1999 hizo que el país llevara a cabo iniciativas de reformas sin precedentes en el área de los derechos humanos y las minorías, lo que incluye la abolición de la pena de muerte, salvaguardas contra la tortura, la promoción de las libertades religiosas, igualdad de género y la restricción del papel de los militares en la vida política. En caso de que la UE considere que los criterios de ingreso se han cumplido, debe decidir iniciar las negociaciones a principios de 2005. No hacerlo significaría renegar de los compromisos políticos y dañar gravemente la credibilidad de la UE en el mundo.

Sin embargo, en muchas partes de Europa se ve el ingreso de Turquía a la UE con escepticismo, debido a su tamaño, su economía relativamente pobre, los temores a una inmigración masiva y, sobre todo, las diferencias de tipo cultural y societal, un eufemismo para aludir al Islam. Sería una tontería negar que algunos de estos factores representan desafíos de envergadura. Sin embargo, a menudo se exageran y ciertamente no son insalvables. Las negociaciones con Turquía serían demorosas y el ingreso podría no ocurrir antes de 2015. Este periodo de tiempo daría tanto a Turquía como a la Unión una oportunidad de compatibilizar.