Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

A visual representation of the digital cryptocurrency Bitcoin JACK GUEZ/AFP/Getty Images

Las promesas rotas de blockchain

NUEVA YORK – La industria de servicios financieros viene atravesando una revolución. Pero la fuerza motriz no son las aplicaciones sobrevaloradas de blockchain como el Bitcoin. Es una revolución creada en base a inteligencia artificial, grandes bases de datos y la Internet de las Cosas.

Ya hay miles de negocios reales que están utilizando estas tecnologías para alterar cada aspecto de la intermediación financiera. Decenas de servicios de pago electrónico -PayPal, Alipay, WeChat Pay, Venmo y demás- tienen cientos de millones de usuarios diarios. Y las instituciones financieras están tomando decisiones precisas de préstamo en segundos en vez de semanas, gracias a una riqueza de datos online sobre individuos y empresas. Con el tiempo, estas mejoras en la asignación de créditos impulsadas por los datos hasta podrían eliminar las alzas y caídas cíclicas impulsadas por el crédito.

De la misma manera, la suscripción de seguros, la evaluación y gestión de reclamos y el control del fraude se han vuelto más rápidos y más precisos. Y las carteras gestionadas de manera activa cada vez más están siendo reemplazadas por robo-asesores pasivos, que pueden tener el mismo desempeño o inclusive mejor que los asesores financieros súper costosos.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/bp58d65es;

Handpicked to read next

  1. asoros3_Emanuele CremaschiGetty Images_italycoronavirusnurse Emanuele Cremaschi/Getty Images

    The Spirit of Milan

    Alex Soros

    The COVID-19 crisis has given the European Union an opportunity to honor its high-flown talk of values and rights, and assert itself as a global leader. To seize it, the EU and its member states must demonstrate much greater solidarity, not least toward Italy, than they have so far.

    0

Edit Newsletter Preferences