buchholz3_sesameGetty Images_moneydebtbomb sesame/Getty Images

La nueva bomba de deuda estadounidense

SAN DIEGO – Estados Unidos se enfrenta no sólo a la enfermedad, sino también a la quiebra. Para contrarrestar la «Gran Detención» de la pandemia, la Reserva Federal y el Congreso instrumentaron cuantiosos paquetes de estímulo, por temor a que de no hacerlo, la economía se hundiera a la miseria de los años treinta. El déficit fiscal federal en 2020 rondará el 18% del PIB, y el cociente deuda/PIB pronto superará la marca del 100%. Cifras como estas no se veían desde que Harry Truman mandó los B‑29 a Japón para poner fin a la Segunda Guerra Mundial.

Suponiendo que al final Estados Unidos derrote a la COVID‑19 y no caiga en una distopía similar a Terminator, ¿cómo evitará el riesgo inminente de crisis fiscal y bancarrota nacional? Para responder estas preguntas hay que analizar lo ocurrido en la Segunda Guerra Mundial, cuando Estados Unidos llegó a acumular una deuda equivalente al 119% del PIB sin por eso terminar en bancarrota. A llegar la Guerra de Vietnam en los sesenta, el cociente se había reducido a poco más de 40%.

La Segunda Guerra Mundial se financió con aproximadamente 40% de impuestos y 60% de deuda. Los rendimientos para los acreedores fueron insignificantes, ya que la Fed mantuvo la tasa de los títulos del Tesoro a un año en torno del 0,375%, en vez del 2 a 4% de tiempos de paz. Los títulos a diez años, en tanto, apenas rendían el 2%, que hoy en realidad parece alto.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/1BCKOnxes