solana136_Ashley CooperConstruction PhotographyAvalonGetty Images_china us Getty Images

Redefinir el engagement con China

MADRID – Desde que el entonces Consejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos Henry Kissinger visitara China en 1971, el engagement con la República Popular de China ha sido una parte fundamental de la diplomacia estadounidense. Sin embargo, el deterioro de las relaciones entre Estados Unidos y China podría interpretarse como el final de esta política.

La cumbre de la semana pasada entre Xi Jinping y Joe Biden representa un último intento de salvar la relación bilateral. Se trata de un paso positivo: el engagement ha desempeñado un papel crucial a la hora de reducir el riesgo de una confrontación entre Estados Unidos y China. Por ello, Estados Unidos debería volver a comprometerse con esta política, pero con un enfoque actualizado que tenga en cuenta una agenda cada vez más global.

Durante la Guerra Fría, Estados Unidos concibió el engagement con China como una política para integrarla en el sistema internacional, en lugar de contenerla o aislarla. En un artículo de 1967 publicado en Foreign Affairs, Richard M. Nixon afirmaba que "no podemos permitirnos dejar a China para siempre fuera de la familia de naciones, alimentando sus fantasías, acariciando sus odios y amenazando a sus vecinos".

To continue reading, register now.

As a registered user, you can enjoy more PS content every month – for free.

Register

or

Subscribe now for unlimited access to everything PS has to offer.

https://prosyn.org/Fo5x8Swes