binabdulazizalkawari1_Spencer PlattGetty Images_unitednationsbuildinglogo Spencer Platt/Getty Images

Es hora de reformar la ONU

DOHA – La pandemia de la COVID-19 expuso muchas debilidades institucionales, pero sobre todo, mostró que las Naciones Unidas necesitan urgentemente una reforma. En especial, la respuesta de la Organización Mundial de la Salud —la agencia mundial de salud de la ONU— frente al virus reveló obvias falencias, que reflejan la falta de consenso y cooperación internacional, así como un generalizado proteccionismo por parte de las partes interesadas.

La crítica contra la OMS fue más enérgica y marcada en Estados Unidos, donde la reciente decisión del presidente Donald Trump de congelar el financiamiento de ese país para la organización significó un golpe devastador en un momento en que esta necesitaba desesperadamente apoyo. Las próximas acciones de la ONU y su recuperación de la incapacidad que mostró para coordinar con eficacia durante la crisis de la COVID-19 determinarán su papel en el mundo pospandemia.

Me considero un hijo de la ONU y defensor incondicional de sus valores y principios. Durante más de cuatro décadas ocupé varios puestos dentro de su mastodóntica burocracia: empecé en 1974 cuando fui nombrado delegado de Catar en la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), para terminar en 2017, cuando por un único voto no logré convertirme en Director General de la UNESCO.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/nkMeTD5es