Refugee Camp, Dadaab, Kenya Edwina Pickles/Fairfax Media/Fairfax Media via Getty Images

El poder de empoderar a los refugiados

KAMPALA – En una pequeña comunidad cerca de la línea del ecuador, niños de diversos países asisten a clases en una de las mejores escuelas primarias de la región. El colegio tiene una banda de bajos, una granja, un colectivo de artistas, un club literario y otro de microfinanzas, y grupos de apoyo a víctimas de violencia doméstica. Incluso hay un programa de tutorías para ayudar a las niñas afectadas a continuar sus estudios.

Este paraíso educativo no está en un país rico con recursos ilimitados, sino en un campo de refugiados en Uganda occidental. Se financia no por flujos de ayuda extranjera, sino por refugiados que funcionan con un presupuesto ajustado. Y es un modelo para empoderar a refugiados en otras zonas.

Este experimento en educación comenzó en 2005, cuando yo y otros niños vivíamos en el asentamiento de refugiados de Kyangwali, en el distrito Hoima de Uganda. Con poca comida y acceso limitado a atención de salud, luchábamos por sobrevivir; la educación formal estaba fuera de cuestión. Sin embargo, porque sabíamos que la educación era clave para la prosperidad, nos enseñamos unos a otros lo que buenamente podíamos. Los estudiantes mayores hacían de tutores para los menores, y todos trabajábamos para pagarnos libros de texto y uniformes.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/hdzi53c/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.