Paula Bronstein/Getty Images

El regreso de un asesino olvidado

PRAGA – Hubo un tiempo en que la tuberculosis era una de las grandes preocupaciones del planeta. La tisis, como se la conocía, mataba indiscriminadamente, llevándose a luminarias como Franz Kafka, John Keats y el Presidente estadounidense James Monroe. En los dos últimos siglos, la TBC ha matado más que ninguna otra enfermedad, con la cifra no superada y sin precedentes de mil millones de personas.

Gracias a la aparición de una vacuna y medicamentos baratos, hoy en día la TBC causa la muerte de muy pocas personas en el mundo desarrollado, por lo que se la ha olvidado rápidamente, como si fuera una reliquia de la época victoriana.

No solo la TBC recibe escasa atención, sino también una fracción de los fondos de salud. Cerca del 3,4% de la ayuda para el desarrollo destinada a salud se asigna a la TBC, en comparación con el 27,7% para salud materno-infantil y un 29,7% para VIH en 2015.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/8XlPSTV/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.