Palestinian refugee children UNRWA school AHMAD ABDO/AFP/Getty Images

El ataque de Trump a los refugiados

LONDRES – La decisión del gobierno del presidente estadounidense Donald Trump de cortar la financiación al Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (OOPS o UNRWA por la sigla en inglés) politiza la ayuda humanitaria, amenaza con echar más leña a uno de los conflictos más inflamables del mundo, y pone en riesgo el futuro de medio millón de niños y jóvenes palestinos.

El OOPS, creado para entregar asistencia básica a los refugiados desplazados durante la fundación del estado israelí, provee desde 1949 atención médica, empleo, alimentos y refugio a los desplazados palestinos. En la actualidad, casi dos millones de refugiados reciben de la organización ayuda de emergencia en la forma de alimentos y dinero en efectivo, y cada año millones de personas usan alguna de las 143 clínicas que administra.

Pero la mayor parte del presupuesto del OOPS se destina a la educación de niños y jóvenes, la mitad de ellos en el Líbano, Siria y Jordania, y el resto en Gaza y Cisjordania. El OOPS gestiona unas 700 escuelas, con más estudiantes que cualquier otro organismo de la ONU. Un 75% de la población de la Franja de Gaza recibe alguna forma de ayuda del OOPS, y el 60% de los niños de Gaza entre primer y noveno grado asisten a sus escuelas.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/oYvpWYxes