Reginald Owen is playing Scrooge Bettmann/Getty Images

La Navidad de Trump

NUEVA YORK – Esta Navidad, el regalo de Estados Unidos al mundo fue un recorte de 285 millones de dólares al presupuesto regular de las Naciones Unidas. Técnicamente, el presupuesto surge de una decisión consensuada por los 193 países miembros del organismo, pero no hay duda de que el principal promotor del recorte fue Estados Unidos. De hecho, Nikki Haley (embajadora estadounidense ante la ONU) acompañó el anuncio en vísperas de Navidad con la advertencia de que Estados Unidos pretende más reducciones.

Ebenezer Scrooge no lo habría hecho mejor. Con los recortes, será mucho más difícil para los organismos de la ONU prevenir guerras, ayudar a millones de desplazados por conflictos, alimentar y vestir a niños hambrientos, combatir brotes de enfermedades, proveer saneamiento y potabilización del agua, y promover el acceso de los pobres a educación y atención médica.

El presidente Donald Trump y Haley insisten en que el costo de funcionamiento de la ONU está inflado (y es verdad que hay margen para algún recorte). Pero el rédito que obtiene el mundo a cambio de lo que invierte en la ONU es asombroso; los estados miembros deberían invertir en sus organismos y programas mucho más, no menos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/yHUTJlu/es;

Handpicked to read next