0

El retorno de los Siloviki

ESTOCOLMO- El primer ministro ruso Vladimir Putin anunció recientemente que Rusia, Bielorrusia y Kazajstán han abandonado sus negociaciones individuales de adhesión a la Organización Mundial del Comercio (OMC). En su lugar, tratarán de adherirse  al órgano comercial como una unión aduanera única. En efecto, esto significa que Rusia parece descartar su adhesión a la OMC –un gran cambio en la estrategia rusa.

El anuncio de Putin cayó como bomba. Dos días antes, el Representante Comercial de los Estados Unidos, Ron Kirk, y la Comisaria de Comercio de la Unión Europea, Catherine Ashton, habían concluido exitosamente las negociaciones con el Viceprimer ministro de Putin, Igor Shuvalov, el ministro ruso de finanzas, Alexei Kudrin, y la ministro de economía y desarrollo rusa, Elvira Nabiullina sobre la adhesión a la OMC. Todavía el 3 de junio Putin había declarado que estaba seguro de la “pronta adhesión de Rusia a la OMC”.

Los líderes de Bielorrusia y de Kazajstán parecían estar igualmente sorprendidos por la declaración de Putin, especialmente porque Rusia, en una estratagema proteccionista, recientemente había prohibido casi todas las importaciones de productos lácteos procedentes de Bielorrusia. Luego de 16 años de negociaciones, parecía que Rusia estaba lista para adherirse a la OMC en los siguientes dos meses.

En efecto, sólo quedaban por superar tres obstáculos. Primero, Ucrania quería que se realizara un Protocolo bilateral de acceso a los mercados, el cual obligaría a Rusia a suprimir alrededor de 100 sanciones comerciales, principalmente en el sector de la agricultura. El segundo obstáculo era la cuestión de los controles en frontera con Georgia, un asunto principalmente político: depende de si Abjazia y Osetia del Sur son independientes, como sostiene Rusia, o si forman parte de Georgia, como lo piensa el resto del mundo. Finalmente, la Unión Europea insiste en que Rusia elimine los aranceles prohibitivos de exportación de madera previstos por dicho país. Sólo la cuestión de Georgia es realmente seria.