0

La otra Polonia

Recientemente, el Parlamento Europeo condenó el intento del gobierno polaco de despojar a Bronislaw Geremek de su mandato parlamentario. Geremek, líder de Solidaridad, ex preso político y el ministro de Relaciones Exteriores responsable del ingreso de Polonia a la OTAN, se negó otra vez a firmar una declaración de que no había sido agente de la policía secreta comunista.

Los parlamentarios de la UE calificaron las acciones del gobierno polaco de caza de brujas y Geremek declaró que la ley de "lustración" de Polonia era una amenaza a las libertades civiles. En respuesta, el primer ministro polaco, Jaroslaw Kaczynski, acusó a Geremek de "perjudicar a su madre patria" y de "generar una cuestión antipolaca". Los comunistas emplearon las mismas frases cuando Geremek criticó su desgobierno.

Un dictamen de la Corte Constitucional del Polonia emitido el 11 de mayo terminó con gran parte de la ley de depuración y resguardó la posición de Geremek en el parlamento de la UE –al menos por ahora-. Pero la ley de depuración fue sólo un acto entre muchos en un esfuerzo sistemático del gobierno actual de Polonia por socavar las instituciones y el tejido democráticos del país.

¿Qué está sucediendo en Polonia, el país donde empezó la caída del comunismo? Cada revolución tiene dos fases. Primero viene una lucha por la libertad, luego una lucha por el poder. La primera hace que el espíritu humano se eleve y saca lo mejor de la gente. La segunda desata lo peor: envidia, intriga, ambición, sospecha y la necesidad de venganza.