El camino chino a Pyongyang

NUEVA YORK – La visita de Kim Jong Il a China esta semana fue un recordatorio discreto de que el camino a Pyongyang pasa por Beijing. China es la única potencia que mantuvo lazos con Corea del Norte, con muchos altibajos, mientras que Rusia, Japón, Estados Unidos y Corea del Sur se acercaron y luego se alejaron.

Al mantener una puerta abierta a los líderes de Corea del Norte, China está haciendo un aporte sustancial a la paz regional. Se trata de diplomacia audaz –por la que China recibe escaso crédito- en un momento sumamente sensible.

No obstante, la “influencia” de China sobre Corea del Norte en parte es ilusoria. La visita de Kim debería evaluarse en términos de las relaciones entre China y Corea del Norte tal como son, y no como a otros podría gustarles que fueran. Hacer esto deja en claro el papel que les quedó a Estados Unidos y Corea del Sur a la hora de comprometer al Norte para revivir el proceso de desnuclearización y reparar las relaciones entre las dos Coreas.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/GZ7ORPz/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.