3

Es mejor apoyar al THAAD que morir

WASHINGTON, DC – Corea del Sur avanza en sus planes que lo convertirán en el anfitrión de un sistema avanzado de defensa antimisiles – conocido como “Terminal High Altitude Area Defense”, o THAAD – que implementará en colaboración con el ejército de Estados Unidos. La decisión del presidente surcoreano Park Geun-hye ha suscitado controversia; y, China y Rusia se oponen a la misma, y a su vez algunos comentaristas predicen el comienzo de una “Nueva Guerra Fría”.

Sin embargo, China y Rusia deberían agradecer la llegada del THAAD, porque alivia la necesidad que tiene Corea del Sur o Japón de buscar otras opciones de defensa, que podrían incluir el desarrollo de armas nucleares.

Corea del Sur y Japón tienen una buena razón para reforzar sus defensas. La amenaza de agresión por parte de Corea del Norte es real y no será eliminada en el corto plazo. Corea del Norte está intensificando su comportamiento y retórica belicosa a medida que fortalece sus capacidades militares, que incluyen armas de destrucción masiva, misiles balísticos de largo alcance, fuerzas especiales y ciberfuerzas.

Estados Unidos, en repetidas ocasiones, ha advertido a Corea del Norte que no debe ir tras la obtención de armas nucleares o misiles balísticos; sin embargo, estos esfuerzos estadounidenses no han logrado ningún resultado. Y, la diplomacia – tanto a través de sanciones como incentivos –  ha fracasado en su objetivo de detener a Corea del Norte.