0

Territorios nativos para las especies vegetales

DURHAM, CAROLINA DEL NORTE – Mi día comienza con una taza de café y termina con una de chocolate caliente. Entre estas dos tazas, consumo una variedad de alimentos y medicinas, incluyendo mi dosis diaria de 81 mg de aspirina. Una orquídea de color brillante da vida a mi escritorio, y, a través de la ventana, puedo dar una mirada a mi verde jardín. En pocas palabras, mi vida – de la misma forma que la vida de todas las personas – se ve facultada, enriquecida y extendida por una amplia variedad de plantas y sus derivados.

No obstante, la biodiversidad de la que todos dependemos está amenazada, ya que la actividad humana causa estragos en bosques y otros hábitats ricos en especies vegetales. La pregunta ahora es cuán rápido se están destruyendo las especies – y qué se puede hacer para detener dicha destrucción.

Erdogan

Whither Turkey?

Sinan Ülgen engages the views of Carl Bildt, Dani Rodrik, Marietje Schaake, and others on the future of one of the world’s most strategically important countries in the aftermath of July’s failed coup.

El diseño de estrategias efectivas de conservación debe comenzar con conocimiento sobre las especies que tenemos que proteger. Hasta el momento, los taxónomos han descrito aproximadamente 297.500 especies vegetales. ¿Cuántos aún no describieron? ¿Dónde es probable que las hallen?

Podría parecer que, como el conjunto de especies no descritas disminuye, la velocidad con la que los taxónomos describen nuevas especies debería declinar. Pero ha ocurrido lo contrario, a menudo las tasas aumentan casi exponencialmente año tras año – un fenómeno que se puede explicar en gran parte por el creciente número de taxonomistas. De hecho, el único ratio que está disminuyendo es el que relaciona a las nuevas especies con la cantidad de taxónomos que las describen.

Sobre la base de esta evolución, los modelos matemáticos predicen que aproximadamente existen 15% más especies vegetales de las que se conoce actualmente, llegándose a un total de cerca de 350.000 especies – una cifra que está en consonancia con la opinión de los expertos. Tal vez la mitad de las especies no descritas ya han sido recogidas y alojadas en herbarios, donde se encuentran a la esperan de su detección y análisis.

Para hallar el resto de especies, los taxonomistas deben sustentarse en tres patrones generales que rigen la distribución geográfica de las especies:

·      La mayoría de las especies tienen rangos geográficos muy pequeños y son poco comunes a nivel local.

·      El número de especies que se encuentran en cualquier hábitat individual varía considerablemente. Grandes extensiones de bosques boreales a lo largo de América del Norte y Eurasia tienen solamente un puñado de especies de árboles, mientras que la cuenca del Amazonas puede albergar a 16.000 especies.

·     Las especies con rangos geográficos pequeños se concentran a menudo en las mismas zonas, pero tienden a estar en zonas distintas a aquellas donde viven las mayores cantidades de especies.

Sobre la base de estos patrones, se podría predecir que la mayoría de las especies no descritas tienen rangos geográficos pequeños y que se encuentran de manera escasa dentro de los mismos – es por esta razón por la que aún no las hemos encontrado. Es más, lo más probable es que se encuentran dentro de concentraciones conocidas de especies con rangos pequeños, en zonas como Centroamérica, el Caribe, el norte de los Andes, los bosques costeros de Brasil, el sur de África, Madagascar, el sudeste de Asia, Nueva Guinea, Australia Occidental, y muchas islas tropicales. Dado que la mayoría de las especies vegetales que actualmente están en peligro de extinción – 20 % de las especies conocidas, y probablemente el 30 % de todas las especies – caen dentro de esta categoría, los esfuerzos para preservar la biodiversidad vegetal deben hacer hincapié en las mencionadas concentraciones de especies en rangos geográficos pequeños.

El hecho de que las especies de plantas en peligro de extinción tienden a concentrarse geográficamente aumenta la importancia de los esfuerzos de conservación en esas zonas. Pero también se podría facilitar el éxito al hacer posible que los formuladores de políticas se centren en áreas estrechas en vez de hábitats amplios.

Con sus casi 200 miembros el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) – que encarna el consenso mundial sobre la necesidad de proteger la diversidad ecológica – tiene como objetivo hacer justamente eso. El Plan Estratégico para la Biodiversidad  de la CDB convoca a la protección formal de al menos el 17% de las zonas terrestres ecológicamente más importantes, mientras que la Estrategia Mundial para la Conservación de las Especies Vegetales busca proteger el 60% de las especies vegetales. Teniendo en cuenta que alrededor del 67 % de las especies vegetales viven en su totalidad dentro de las zonas seleccionadas, y que un 14% adicional vive parcialmente en estas zonas, este enfoque es muy prometedor.

Es más, mientras que alrededor del 13% de la superficie terrestre del planeta está protegida en la actualidad, solamente el 14 % del 17% que contiene la mayor cantidad de especies vegetales se encuentra dentro de las zonas protegidas. Con el fin de mejorar las posibilidades de éxito de la CDB, los países con mayor concentración de especies únicas necesitan protecciones más sólidas. Dado que muchos de estos países se encuentran en el mundo en desarrollo, la comunidad internacional debe apoyar estos esfuerzos.

La situación se complica por el efecto de “Arca de Noé”: mientras que una pequeña zona en su totalidad puede albergar muchas especies, puede que no sea capaz de garantizar la sostenibilidad de las mismas a largo plazo. En otras palabras, aunque la sumatoria del tamaño de todas las zonas protegidas es grande, puede que las zonas individuales no sean lo suficientemente grandes como para sostener poblaciones viables.

Support Project Syndicate’s mission

Project Syndicate needs your help to provide readers everywhere equal access to the ideas and debates shaping their lives.

Learn more

Las interrogantes ecológicas involucradas – cuánta extensión deben proteger los países, y dónde – no son fáciles de responder, para hacerlo se requiere un conocimiento cada vez más profundo de las especies vegetales y sus hábitats. Y la traducción de esas respuestas en acción exige algo que puede ser aún más difícil de conseguir: una voluntad política fuerte y sostenida.

Traducido del inglés por Rocío L. Barrientos.