Muhammed Enes Yildirim/Anadolu Agency/Getty Images

¿Le están comprando petróleo a Arabia Saudita?

PRINCETON – El asesinato de Jamal Khashoggi en el consulado de Arabia Saudita en Estambul el 2 de octubre ha centrado la atención en el régimen saudí, y especialmente en su líder de facto, el príncipe Mohammed bin Salman. En gran medida, esto se debe a que el gobierno de Turquía ha mantenido el episodio en el foco internacional.

Al principio, las autoridades saudíes dijeron que Khashoggi se había retirado del consulado. Pero cuando el gobierno turco reveló detalles espeluznantes del asesinato, terminaron admitiendo que había muerto, y dijeron que su muerte fue una consecuencia no intencionada de una pelea. Y ahora, después de que las autoridades turcas brindaron evidencia a la directora de la CIA, Gina Haspel, el fiscal general de Arabia Saudita ha dicho que hay indicios de que la muerte de Khashoggi fue premeditada. Según el jefe de fiscales de Estambul, Irfan Fidan, Khashoggi fue estrangulado casi inmediatamente después de haber entrado al consulado, y su cuerpo fue desmembrado.

Luego de la muerte de Khashoggi, Alemania interrumpió sus ventas de armas a los sauditas e instó a sus aliados a hacer lo mismo. Los funcionarios de varios países, entre ellos Estados Unidos, se ausentaron de una reunión importante de inversiones realizada en Riad. Lo mismo hicieron varios ejecutivos de empresas, entre ellos los jefes ejecutivos de JP Morgan y BlackRock.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/PdlR4L9/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.