Skip to main content

Una forma más inteligente de recaudar

ATENAS/BERLÍN – A lo largo y ancho de la Unión Europea y el resto del mundo, muchos gobiernos parecen enfrentarse a un dilema insoluble: las deudas nacionales contraídas se han convertido en una pesada carga que los obliga a recortar gastos y aumentar los impuestos en un intento de reducir el déficit. Pero estas medidas desalientan el consumo, que es necesario para impulsar la actividad económica y el crecimiento. Conforme de la austeridad se pasa a discutir la implementación de medidas que estimulen el crecimiento, la búsqueda del equilibrio justo exige pensar en un modelo impositivo más inteligente.

Cuando los gobiernos se enfrentan a la difícil tarea de cobrar impuestos, suelen pensar en el impuesto sobre la renta, el impuesto de sociedades y el impuesto al valor agregado (IVA). Pero hay también otros mecanismos que permiten recaudar cifras considerables, con un efecto negativo mucho menor en la economía. Son los gravámenes que ya se aplican al consumo de electricidad y combustibles fósiles.

Estos impuestos ya son de por sí fundamentales para la reducción de las emisiones de dióxido de carbono causantes del cambio climático. Pero investigaciones recientes han demostrado que también sirven para recaudar para las arcas públicas sin pagar por ello un alto costo en términos de crecimiento económico.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/qaRMAIy/es;
  1. sinn88_Sean GallupGetty Images_mario draghi ecb Sean Gallup/Getty Images

    The ECB’s Beggar-thy-Trump Strategy

    Hans-Werner Sinn

    The European Central Bank's decision to cut interest rates still further and launch another round of quantitative easing raises serious concerns about its internal decision-making process. The ECB is pursuing an exchange-rate policy in all but name, thus putting Europe on a collision course with the Trump administration.

    3

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions