0

Encender una luz sobre el cambio climático

NUEVA YORK – Una bombilla eléctrica puede no ser lo primero que se nos ocurra al pensar en tecnología revolucionaria. Sin embargo, en el mundo actual la ciencia y una política inteligente tienen posibilidades de transformar un objeto doméstico corriente en una innovación revolucionaria.

Recientemente, visité un proyecto ambicioso para fomentar el ahorro de energía para iluminación en China. Mediante el abandono progresivo de las bombillas eléctricas incandescentes y la introducción de una nueva generación de medios de iluminación, China espera reducir en un ocho por ciento el consumo nacional de energía, lo que puede tener una profunda repercusión mundial. Piénsese en lo siguiente: la iluminación representa el 19 por ciento del consumo mundial de energía. Los científicos dicen que podemos reducirla en un tercio o más simplemente cambiando las bombillas.

Un avance semejante pone de relieve una de las muchas formas en que las personas y las empresas corrientes pueden reducir el uso de la energía y reducir los gases que producen el efecto de invernadero. Subraya el papel esencial que los Estados pueden –y deben– desempeñar en el fomento de la economía verde y pone de manifiesto el deber especial del Gobierno de China de encabezar la lucha mundial contra el cambio climático.

La de China es una de las economías del mundo que más crecen. El año pasado, pasó a ser también la principal emisora de los gases que producen el efecto de invernadero. Resulta clara la importancia para el mundo de que China aplique políticas económicas y energéticas sostenibles: las que reducen a un tiempo las emisiones y la pobreza. La clave consiste en conceder prioridad a la energía limpia, que puede crear nuevos puestos de trabajo, incentivar la innovación y dar paso a una nueva era de prosperidad mundial.