Vladimir Putin Alexei Druzhinin\TASS via Getty Images

Lo que ganó Putin en la elección rusa

MOSCÚ – Durante los primeros años de su presidencia a comienzos de este siglo, Vladimir Putin era una isla prooccidental en un mar de élites rusas antioccidentales. Como observé en aquel momento, su deseo de “anclar firmemente Rusia a Occidente” contrastaba claramente con las nociones de seguridad tradicionales del país. Pero tras la elección presidencial del domingo pasado, en la que Putin consolidó su visión de Rusia como una fortaleza militar, está claro que ahora su isla es el nacionalismo, y que seguirá siéndolo mientras mande en el Kremlin.

El peligro que esto plantea salta a la vista. Tras dieciocho años en el poder, Putin se atreve a más que sus predecesores soviéticos al plantear como si nada la posibilidad de un conflicto nuclear con Occidente. Esta retórica agresiva parece haberle sido útil para la elección, cuyo resultado básicamente le da carta blanca para el cuarto mandato.

Yéndonos de la mesa de votación, mi sobrina Masha, estudiante de primer año de la universidad, comentó: “Putin es el único líder que he conocido”. Sentí un escalofrío. Cuando yo era estudiante de primer año en Moscú, sólo conocía a Leonid Brezhnev, y eso no auguraba nada bueno. Putin, por su parte, ya superó la permanencia en el poder de Brezhnev; ahora sólo le falta superar a Iosif Stalin, que gobernó casi tres décadas.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/RQqcq6Q/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.