Nicholas Kamm/Getty Images

A1¿Un nuevo Trump?

WASHINGTON, DC – En Washington casi todos coinciden en que la presidencia de Donald Trump está entrando a una nueva fase. Pero no resulta fácil definirla.

Muchos esperaban que el despido de Stephen Bannon (ex asesor principal de la Casa Blanca y encarnación residente del nacionalismo blanco estadounidense) agilizaría el funcionamiento del gobierno, mitigaría (aunque sin eliminarlas) las disputas internas y reduciría las filtraciones. Puede ser que desde que John Kelly asumió como jefe de gabinete y empezó a poner más orden en el Ala Oeste las internas se hayan aquietado. Pero mientras Trump sea presidente, la Casa Blanca no se va a destacar por el orden. De hecho, Trump sigue teniendo contactos frecuentes con Bannon, que volvió a hacerse cargo de Breitbart News.

Inevitablemente, apenas había empezado septiembre, y con sólo cinco semanas de Kelly en el cargo, Trump ya no soportaba las restricciones impuestas por el nuevo jefe de gabinete. Kelly limitó el acceso a la Oficina Oval, escucha la mayoría de las conversaciones telefónicas de Trump en horario de trabajo y filtra cada pedazo de papel que llega al escritorio del presidente (con lo que eliminó las diatribas extremistas que algunos miembros de su equipo acostumbraban hacerle llegar).

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/spouIU7/es;

Handpicked to read next