El baldazo de realidad de Mitt Romney

NUEVA YORK – Existe un tipo de guerra en curso en Estados Unidos hoy en día entre realidad y fantasía. La reelección del presidente Barack Obama marcó una victoria, limitada pero inconfundible, a favor de la causa de la realidad.

Los acontecimientos en los días previos a la elección presidencial estadounidense ofrecieron una clara ilustración de la contienda. Entre los altos colaboradores del candidato republicano Mitt Romney, se generó la idea de que estaba en la cúspide de la victoria. Su convicción no encontraba ningún sustento en los resultados de las encuestas. Sin embargo, la sensación cobró tanta fuerza que los colaboradores comenzaron a dirigirse a Romney como "Sr. Presidente".

Pero querer que eso fuera verdad no bastó para que lo convirtieran en realidad. Era lo más cercano a convertirse en presidente que puede haber estado Romney, y él aparentemente quería disfrutarlo mientras podía, aunque fuera prematuro. Luego, en la noche de la elección, cuando los canales de televisión proyectaban la derrota de Romney en Ohio y la reelección de Barack Obama, el equipo de campaña de Romney, en un acto más de negación, se negó a aceptar el resultado. Transcurrió una hora muy incómoda antes de que Romney aceptara la realidad y ofreciera un discurso amable donde admitía su derrota.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/xxBYKcS/es;