Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

argentina central bank Ulstein Bild/Getty Images

Los capitales siguen llegando a América Latina

BOGOTÁ – América Latina – y Sudamérica en particular – han estado en crisis por varios años. Sin embargo, los capitales extranjeros, tanto de inversión directa como financieros, continúan llegando a la región. Este es un hecho sin precedentes.

En el pasado, las interrupciones bruscas del financiamiento externo han sido una característica esencial de las crisis latinoamericanas, como de las del resto del mundo en desarrollo. La crisis de la deuda de los años 1980 interrumpió dichos flujos por ocho años. La crisis asiática, que se desató a mediados de 1997 y se difundió posteriormente a las economías emergentes generó una sequía de financiamiento que duró seis años. La interrupción asociada a la Gran Depresión de los años 1930 duró varias décadas.

Esta dinámica parece estar cambiando. Después del colapso del banco de inversión norteamericano Lehman Brothers en 2008, los flujos se interrumpieron apenas por un año. De hecho, pese a la magnitud del choque inicial, los flujos y los márgenes de riesgos se normalizaron a fines de 2009, y entonces se inició un auge de emisión de bonos latinoamericanos, que triplicó los niveles que habían sido característicos antes de 2008.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/RcZ2RNees;
  1. haass107_JUNG YEON-JEAFP via Getty Images_northkoreanuclearmissile Jung Yeon-Je/AFP via Getty Images

    The Coming Nuclear Crises

    Richard N. Haass

    We are entering a new and dangerous period in which nuclear competition or even use of nuclear weapons could again become the greatest threat to global stability. Less certain is whether today’s leaders are up to meeting this emerging challenge.

    0