0

Por Melvyn Krauss

¿Es ésta una señal de que Europa está virando a favor de un euro más fuerte? ¿O simplemente refleja el hecho de que el BCE hoy está inclinándose por su vieja política de no emitir comentarios sobre los tipos de cambio, sean cuales fueren las circunstancias?

La respuesta puede resultar más clara en la reunión de junio del próximo jueves cuando, sin duda, surja nuevamente en la conferencia de prensa el tema de la apreciación del euro.

Dos factores apuntan a un posible cambio de rumbo. Uno es el hecho de que el petróleo crudo va camino a los 75 dólares por barril o más. Segundo, la recuperación económica de Europa está avanzando al punto en que las exportaciones ya no son la única fuente de crecimiento.

De hecho, con los precios estratosféricos del petróleo crudo y de los metales base como el cobre, el aluminio y el zinc, el euro en alza se convirtió en un resguardo de la recuperación económica en marcha de Europa. Después de todo, estos commodities están cotizados en dólares estadounidenses. Como el euro se fortaleció frente al dólar, el precio en euros del petróleo crudo y los metales base aumentó a un ritmo más lento que sus correspondientes precios en dólares. Mientras continúe la escalada de los precios de los commodities en dólares, también seguirá apreciándose en Europa su moneda más fuerte.