bergamaschi1_ANDREAS SOLAROAFP via Getty Images_venice ANDREAS SOLAROAFP via Getty Images

Una agenda climática para el G20

ROMA – A fines del año pasado, en la cumbre de Riad, los gobiernos del G20 dijeron que el cambio climático es uno de los problemas más acuciantes del siglo XXI. Señala el comunicado de la cumbre: «Mientras nos recuperamos de la pandemia, estamos comprometidos con la protección del planeta y con la construcción de un futuro más inclusivo y ambientalmente sostenible para todas las personas». Pero ese compromiso todavía no se materializó.

Es verdad que la intensidad de carbono del suministro de energía en los países del G20 está disminuyendo. Hay una reducción en el uso de carbón y en la contaminación del sector energético, y se implementan diversas políticas para la descarbonización del transporte. Las iniciativas del G20 que buscan alentar a las empresas a informar sobre los riesgos climáticos comienzan a dar fruto.

Pero los cambios no son suficientemente veloces para provocar una merma real de las emisiones, en particular porque los países del G20 mantienen una subvención silenciosa a sectores con alta emisión de carbono. Según Vivid Economics, de los 4,6 billones de dólares que destinaron las principales economías del mundo a los sectores agrícola, industrial, de los residuos, de la energía y del transporte como parte de los paquetes de ayuda por la pandemia, menos de 1,8 billones fueron «verdes».

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/vLT57qTes