Anadolu Agency/Getty Images

La extraña muerte del secularismo turco

JERUSALÉN – Luego del fallido golpe militar de Turquía, se plantea un interrogante fundamental: ¿el presidente Recep Tayyip Erdoğan seguirá enfrascado en su camino autoritario, quizás con una sed de venganza, o se acercará a sus opositores e intentará zanjar las profundas fisuras en la sociedad turca?

El jurado todavía está deliberando, pero a juzgar por ejemplos históricos anteriores, los retos importantes a líderes autoritarios o semi-autoritarios normalmente conducen a un endurecimiento del régimen, no a una mayor moderación. Y las medidas tomadas por Erdoğan desde el fracaso del golpe -se anunciaron casi inmediatamente arrestos masivos y purgas de miles de soldados, jueces, policías y maestros- parecen confirmar el escenario más pesimista.

Sin embargo, sería un error ver lo que hoy está sucediendo en Turquía exclusivamente a través del prisma de la personalidad de Erdoğan y sus inclinaciones autoritarias. Él y su Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) representan un cambio tectónico en la política turca que se replica en otros países de mayoría musulmana en Oriente Medio.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/MMwQAdc/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.