DANIEL ROLAND/AFP/Getty Images

Es hora de desatarle las manos al BCE

ZÚRICH – El reciente anuncio del Banco Central Europeo de que intentará poner fin a las compras de activos el próximo mes de diciembre significa que tiene confianza en su capacidad para lograr una estabilidad de precios. Pero quienes decidieron que la estabilidad de precios debería ser el único y primordial objetivo del BCE tal vez se hayan cavado su propia fosa, sobre todo al negarles a los responsables de la política económica una flexibilidad muy necesaria.

El BCE define la estabilidad de precios como inflación "por debajo pero cerca del 2% en el mediano plazo". Es una tasa de inflación más baja de la que inclusive el Bundesbank alcanzó durante su celebrada historia pre-euro, y es una meta más ajustada de la que persiguen prácticamente todos los otros bancos centrales. Para algunos, un exceso de algo bueno aparentemente es maravilloso.

Sin duda, la definición de estabilidad de precios del BCE no fue un problema durante el período entre la crisis financiera global y la adopción del alivio cuantitativo, cuando la inflación estaba muy por debajo del 2%. Para quienes creían que la política monetaria había sido demasiado ajustada, el BCE estuvo en lo correcto al hacer lo que fuera para llevar la inflación hacia el rango objetivo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/G5AwAXo/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.